saborea motero: MV Agusta Stradale 800 2015: polifacética y funcional ……

la famosa y  exclusiva firma italiana apuesta por la polivalencia, reinterpretando el concepto sport-touring sin perder ese arraigado espíritu deportivo “marca de la casa”. Así, la gama impulsada por motores tricilíndricos de 798 c/c aumenta hasta los 8 integrantes.

ampliar fotoEn los últimos cuatro años, MV Agusta ha dado un paso muy importante aumentando el número de modelos en catálogo. Ahora cuentan con 19 opciones sumando todos los modelos y versiones, con el objetivo fijado en llegar a 26 para 2018. Este crecimiento se ha debido fundamentalmente a la nueva gestión llevada a cabo por Giovanni Castiglioni, presidente de la compañía tras la muerte de su padre Claudio en 2011. tampoco hay que olvidar que en noviembre, Mercedes-AMG compró el 25% de MV Agusta, con todas las ventajas a nivel organización, distribución y marketing que un gigante como el grupo Daimler conlleva.

La instrumentación digital de la MV Agusta Stradale 800 dispone de nivel de gasolina, algo que no posee la Rivale

Desde el renacimiento de la marca en 1997 y hasta hace poco, la firma de Varese sólo apostaba por las tetra cilíndricas (Brutale y F4) pero ahora se adaptan a los nuevos tiempos, volcándose en modelos de cilindrada media, más equilibrados y prácticos que las monturas de litro. Así, el compacto trió-cilíndrico de 800 c/c ya impulsa a cuatro naked (Brutale/RR y Dragster/RR), una supersport (F3 800), una trail asfáltica (Turismo Veloce), una supermotard (Rivale) y a nuestra protagonista, la nueva Stradale, presentada oficialmente en el Salón EICMA de Milán 2014.

Detalle del amortiguador trasero Sachs de la MV Agusta Stradale 800 2015

 

Respecto a la Rivale hay muchos cambios pues la Stradale pretende ir más lejos: posee diferentes geometrías (25.5º de lanzamiento) y un basculante alargado (la distancia entre ejes aumenta 5 cm), 10 CV menos (115 CV a 11.000 rpm) y más par, parabrisas (regulable 5 cm en altura y 5º de inclinación), maletas blandas con luz (top case opcional), embrague hidráulico, silenciador más voluminoso, instrumentación rediseñada (incluye nivel de combustible), 3 kg extra de peso (ahora 181 kg), 3 litros más de gasolina (ahora 16), 2 cm más de recorrido del amortiguador Sachs (15 cm), 30 km/h menos (214 km/h de máxima declarados) y 700 € añadidos (la Stradale 800 cuesta 14.395 €). Tanto el sistema de cambio semi-automático EAS 2.0 (puedes subir y bajar marchas sin embrague) como el ABS-RLM (evita el levantamiento de la rueda trasera frenando fuerte) se incluyen de serie, al igual que el control de tracción y los 4 modos de conducción (Sport, Normal, Rain y Custom, este último personalizable al gusto del conductor).

Escapada “urbano-deportiva”

Nada más subirte en la Stradale adviertes su particular postura de conducción, que se asemeja más a la de una supermotard (la herencia Rivale es lo que tiene) que a una sport-touring de toda la vida: cuerpo muy adelantado cargando peso en el tren delantero, muy encima del manillar y culo en encajado en el asiento: al principio te resulta raro pero a medida que transcurren los kilómetros te acostumbras sin problemas. El asiento está a 87 cm del suelo, una distancia algo elevada si mides menos de 1.80 cm, pero con posibilidad de adquirir asiento 2 cm más bajo como equipamiento opcional.

El sonido del motor es muy particular, inconfundible al tratarse de un tricilíndrico, con un característico bramido a partir de 10.000 rpm. Este propulsor es muy compacto y ligero (sólo pesa 52 kg) y disfruta de menos inercias que en sus hermanas mayores. Esto propicia que la moto sea muy estrecha y compacta, manteniendo un chasis multitubular de acero con pletinas de aluminio que ha buscado mayor estabilidad que en la Rivale. En tramos revirados es un verdadero juguete: no pesa y se maneja tan fácilmente que te divertirás de lo lindo. El conjunto de suspensiones multirregulables Marzocchi-Sachs funciona muy bien, pero va mejor cuanto más lisa sea la carretera. De los frenos radiales Brembo, como siempre, nada que objetar.

La MV Agusta Stradale 800 es una sport-turismo estrecha, estilizada y compacta

El botón para cambiar el modo de conducción es el mismo que el de arranque, en la piña derecha (se activa una vez está encendida la moto), mientras que la navegación por los diferentes parámetros se realiza desde la piña izquierda. En Modo Normal y Rain la potencia se rebaja a 90 CV mientras que en Sport asciende a 115 CV. La opción Custom es a la carta, pudiendo elegir el par motor (2 niveles), las revoluciones máximas (Hard (blando  o duro Soft), la sensibilidad del acelerador (3 niveles), el freno motor (2 niveles), la respuesta del motor (2 niveles) y el control de tracción (8 niveles de intervención y des conectable). Gracias al acelerador electrónico, la inyección Mikuni y la centralita italiana Eldor NEMO EM2.0 obrarán el milagro cambiando el carácter del propulsor según nuestras necesidades.

 

El silenciador de la MV Agusta Stradale 800 es más voluminoso que el de su hermana Brutale

 

Sus 800 c/c no son los mismos de la Brutale, son más dulces y en la Stradale te apetece subirla de vueltas para encontrar la zona buena. Si a esto le añades la posibilidad de jugar con el cambio sin tocar el embrague (para subir estás acostumbrado pero para bajar se hace más raro al principio), la conducción puede resultar más precisa, rápida y directa de lo que imaginas. Los cambios de dirección son instantáneos, haciendo fácil lo difícil.

Valoración final

La MV Agusta Stradale 800 es una moto fácil y asequible para todo tipo de conductores, una moto “universalmente deportiva” que la fábrica italiana ha domesticado para convertirla en la más humana de su gama actual. Aunque su curva de potencia sea más lineal y progresiva que en cualquier otra tricilíndrica de MV, no debemos olvidar que trata de una moto sport con algunas concesiones al turismo (parabrisas, maletas y motor suavizado) que no rehúye de su genética racing.

Las maletas pesan poco, admiten hasta 5 kg de carga cada una, cuentan con cierre por cremallera y sistema de bloqueo e incluyen iluminación exterior para aumentar la visibilidad del conjunto. Los acabados de la moto son muy buenos y se nota que cada pieza ha sido muy bien estudiada y diseñada para que no desentone en el conjunto.

La Stradale 800 de nuestra prueba calzaba unos buenos Pirelli Diablo Roso II y está disponible en rojo, blanco y marrón.

La MV Agusta Stradale 800 2015 está disponible en marrón, rojo y blancoLo mejor:

  • Agilidad
  • Diseño
  • Electrónica
Mejoraríamos:
  • Sin toma de corriente
  • Navegación por el menú poco intuitiva
  ASI ESTA LA COMPETENCIA SI SI LA COMPETENCIA

Triumph Tiger 800 XR 2015

Triumph Tiger 800 XR 2015

PVPR 9.925 €

Yamaha MT-09 Tracer 2015

Yamaha MT-09 Tracer 2015

PVPR 9.799 €

Ducati Hyperstrada 2013

Ducati Hyperstrada 2013

PVPR 13.590 €

Honda Crossrunner

Honda Crossrunner

PVPR 13.499 €

Anuncios

Deja un comentario Y RÁPIDO CONTEXTO GRACIAS .

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s